La UE escucha a las víctimas del Alvia antes que los parlamentos gallego y español.