La UE recriminó a España que cargos del ADIF y Renfe investigaran los accidentes.