Las nuevas líneas de AVE disparan en 5.720 millones la deuda de Adif.