Las vías entre Lugo y Ourense necesitan inversión inmediata de 650 millones.