Las víctimas acusan a Renfe y Adif de falta de colaboración.