Los empresarios reparten entre Adif y Fomento las culpas por el fracaso del tren de mercancías por Teruel.