Los investigadores creen que el cabecilla de la trama de ADIF se quedo con 3,6 millones de euros.