Los maquinistas hablarán a través de un 'manos libres' y se revisarán las velocidades.