Los operadores privados en Austria logran mejores resultados que la compañía ferroviaria estatal.