Los propios expertos que nombró Fomento dudan de que liberalizar el tren sea rentable.