Los puertos requieren 1.600 millones para conectarse con el ferrocarril.