Multa de 2,8 millones al ferrocarril británico por su impuntualidad.