Ni el Tribunal francés de Cuentas ni el presidente de Adif ven viable el actual TAV.