Nokia, Siemens y Thales mantendrán las comunicaciones de AVE por 339 millones.