Renfe deja a los maquinistas la decisión de contestar al móvil.