Renfe eleva sus pérdidas a 209 millones en 2014, pese al beneficio del Ave.