Renfe elimina el único tren directo a Francia pero amplía los enlaces desde Barcelona.