Renfe gasta 3,8 millones en cámaras para vigilar a los maquinistas.