Renfe plantea bajas incentivadas en la plantilla y un recorte salarial para nuevos contratos