Renfe se endeudó un 21% más de lo previsto entre 2006 y 2010.