RENFE. Un presidente dócil: se traga el canon de ADIF que impide reducir precios.