Renfe utiliza modelos del primer AVE de 1992 para las nuevas rutas entre Cataluña y Francia.