Renfe Viajeros pierde cuatro veces más que el año pasado pero duplica el número de directivos.