Renfe y el ADIF pactaron «in extremis» aplazar cambios del nuevo reglamento ferroviario.