Renfe y SNCF ponen una tercera frecuencia diaria de alta velocidad entre Barcelona y París.