Suiza tiene el sistema ferroviario más competitivo de Europa.