Trabajar en turnos rotativos incrementa el riesgo de diabetes tipo 2.