Tres de las cuatro nuevas sociedades de Renfe perderán 208,5 millones en 2014.