Tres presidentes de Renfe en tres años, un cambio que ahoga los planes del operador ferroviario.