Un estudio sitúa al ferrocarril español como el duodécimo de Europa por su calidad global.