Un ex directivo de FGV niega que la curva fuera un punto negro.