Un peritaje plagiado y otro con poco rigor retrasaron un año la instrucción del accidente del Alvia.