Un problema con las balizas, clave en los 190 km/h a los que iba el tren.