Un test genómico del tumor de mama predice el resultado del tratamiento.