Un tranvía propulsado por hidrógeno, el futuro de China.