Una cláusula pone como ultimátum que la operación Chamartín se apruebe antes de 2016.