Víctimas plantean nuevas preguntas a la Agencia Ferroviaria Europea e irán en enero a la comisión de peticiones.