“Yo nunca he golpeado a una mujer" (O cómo tú indiferencia nos vuelve vulnerables).